miércoles, 10 de febrero de 2016

Campo sintético: menos humo y más hechos

Que el Ayuntamiento de Castrillón anuncie, ahora, un gran proyecto deportivo, supone la sospecha de que pasarán varios años sin que haga nada


Opción costosa, dos campos de césped sintético con la tribuna
 y los vestuarios en el centro, para dar servicio a ambos campos
Los grandes proyectos siempre son sospechosos. ¿Por qué? Pues porque suelen acabar en nada. No parece lógico que, hasta hace dos días, el Ayuntamiento no se acordara de Ferrota y que, de pronto, cuando vieron que la afición se movilizaba, digan que quieren hacer una ciudad deportiva. 
Es lo que dicen; dicen que piensan convocar un concurso de ideas.

Vamos a ser claros. Hay que dejar de marear la perdiz, llamar a las cosas por su nombre y no vender humo porque de humo ya estamos servidos.

Un concurso de ideas solo puede hacerse de dos maneras: abierto o cerrado. Pueden decir: estos son los terrenos, quiero un campo de futbol, una pista de atletismo y una cancha de tenis, que eso dicen algunos, y a ver qué sale y cuánto cuesta. O pueden decir, estas son las instalaciones, tengo tanto dinero, dígame qué puedo hacer.
Lo primero debería ser lo segundo: que el Ayuntamiento dijera de qué dinero dispone y cuanto está dispuesto a invertir en Ferrota. Pero claro, para eso, hay que saber de qué se habla. Una pista de atletismo, prescindiendo de su elevado coste, es imposible porque no se dispone de terreno, a no ser que despropien una casa y tapen un trozo de rio. Aun así es dudoso que pudiera construirse porque ha de tener una longitud perimetral de 400 metros, medidos a 30 cm. del borde interior, un ancho mínimo de 7,26 metros y dos cabeceras de curva con un radio de 36,50 metros. De modo que mejor olvidarlo.

Una alternativa posible podría ser hacer dos campos de césped sintético y una tribuna en medio, que alojaría los vestuarios de un lado y otro. El inconveniente empieza con una cuestión técnica y concluye con el precio de la obra. Habría que hacer un desmonte paralelo a la calle Los Laureles para salvar el desnivel, y un muro de contención, de la ladera, de más de dos metros de alto por unos 80 de largo. Hacer un cierre de todo el perímetro de la zona deportiva y, claro está, construir los dos campos, la tribuna y los vestuarios. El presupuesto no bajaría de los cinco millones de euros.

Opciones más factibles: dos campos de césped sintético
en la posición de la figura, o conservar el campo de
hierba natural y construir uno sintético en el de arena
Otra alternativa podría ser hacer el campo de césped sintético donde ahora está el de césped natural. También habría que nivelar el terreno y construir un muro, aunque en este caso sería de menor altura, construir una tribuna, con capacidad para 350 espectadores sentados, debajo de la cual irían cuatro vestuarios, dos vestuarios de árbitros, almacén, lavandería y oficinas del club. Recrecer el cierre de la fachada del campo, derribar los chamizos que ahora hacen de oficinas, con techo de uralita (Prohibido), dotar al campo de iluminación y dejar para una segunda fase la construcción de otro campo de césped sintético, o dos de futbol 7, en lo que ahora es campo de arena, además de completar su cierre perimetral. El presupuesto estimado de la primera fase estaría en torno a los 800.000 euros. La segunda podría estar en torno a los 250.000.

Otra alternativa podía ser dejar el campo de hierba natural como está y construir un campo de césped artificial en lo que ahora es campo de arena, de 90 X 50, (en las bandas hay que dejar un mínimo de distancia de 1,5 metros y no da para más) en el que podrían jugar los juveniles, (es reglamentario para dicha categoría) y serviría para dos campos de fútbol 7. Además y como imprescindible habría que hacer la tribuna, los vestuarios, el cierre perimetral de la nueva instalación y la fachada de entrada al campo. El presupuesto sería incluso menor que el de la anterior opción, podría estar en torno a los 800.000 euros y tendríamos dos campos de fútbol: uno de hierba natural y otro de césped artificial, que podría ser utilizado por juveniles, categorías inferiores, escuela de fútbol y entrenamientos del primer equipo.

Las instalaciones deportivas para la práctica del fútbol son un pilar básico para potenciar el deporte y facilitar el acceso al mismo sea la época del año que sea.  Este tipo de instalaciones pueden ser de mayor o menor envergadura pero, para llevarlas a cabo, es imprescindible contar con profesionales experimentados que elaboren un proyecto adecuado, en base a un presupuesto ajustado. No valen experimentos, ni ensoñaciones, ni pensar en grandes proyectos cuyo final suele ser el que decíamos al principio, que pasa el tiempo, quedan en nada y seguimos como estábamos. Además la financiación no tiene que ser, cien por cien, a cargo del Ayuntamiento, cabe pedir subvenciones al Principado y a la Federación Española de Fútbol.
Seguiremos informando, puntualmente, de este tema porque quedan muchas cuestiones pendientes. Entre ellas otra idea, peregrina, que algunos ya han empezado a difundir, y trata de a quién correspondería la gestión de las nuevas instalaciones.

PINÓN